Prácticas que dinamizan ambientes dignos para el aprendizaje

Un entorno motivante, inspirador y coherente con el contexto, en donde se fomenten las relaciones basadas en equidad, igualdad y respeto por los derechos humanos, y se desarrollen y promuevan prácticas pedagógicas orientadas al aprendizaje de conocimientos y habilidades para la vida; fundamenta las bases de una educación de calidad.

En los procesos formativos intervienen una serie de variables y elementos que inciden en el cumplimiento efectivo de los objetivos educativos. Los ambientes escolares por ejemplo, son de gran influencia y cumplen un rol central en el éxito de la apuesta pedagógica.

Un ambiente idóneo para el aprendizaje es el que integra una estructura física y unas herramientas para la enseñanza en buen estado y que incentiven, con unos procesos pedagógicos y de convivencia novedosos, flexibles y enriquecedores.

Éste es parte esencial para un desarrollo social, cognitivo y afectivo adecuado en los estudiantes, por lo tanto, es necesario diseñar e instaurar espacios enriquecedores que respondan a sus necesidades y estén planteados teniendo en cuenta las individualidades de cada grupo, la infraestructura y los materiales disponibles.

A continuación compartimos algunas experiencias de líderes escolares sobre cómo a partir de las propuestas del espacio, la implementación de metodologías creativas, o el uso de herramientas novedosas en sus instituciones, han dinamizado los ambientes para mejorar los aprendizajes.

0 Comentarios

Contesta

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account