El liderazgo distribuido en la implementación de las TIC en las instituciones

Incorporar las TIC en la escuela va más allá de equipar con dotación tecnológica. Se trata también de mejorar las prácticas de enseñanza y aprendizaje, propiciar la participación de la comunidad escolar y fomentar una administración horizontal con dinámicas compartidas.

El empleo de las tecnologías además de suponer una revaloración en las prácticas escolares, suscita una gestión de cambio en el funcionamiento de los centros educativos y de la cultura escolar. Por consiguiente, se ha dado lugar a nuevos métodos de formación y espacios administrativos y culturales.

Este proceso de implementación y apropiación es algo que involucra entonces a toda la comunidad educativa y requiere de un trabajo conjunto para originar mejoras institucionales.

Partiendo de dicho contexto, es importante que los líderes escolares propicien, gestionen y apoyen un ambiente escolar de innovación. Ellos tienen que ser el foco de la transformación y deben contar con una visión estratégica sobre el rumbo de la institución y que procesos emprenderá para lograr que las TIC sean herramientas significativas en espacios de aprendizaje.

Ocasionalmente, algunos docentes deciden emprender proyectos individuales de apropiación de las TIC con sus alumnos y obtienen experiencias innovadoras como resultado, mas estas innovaciones no son sostenibles en el tiempo ya que no son replicadas, ni generalizadas.

De ahí que dichos procesos no deban recaer en la voluntad del docente. Los líderes tienen que hacer las veces de centro integrador e impulsar y guiar junto con los profesores la planificación, elaboración, implementación y evaluación de planes de innovación.

El camino de integración tecnológica debe darle protagonismo y participación activa a la comunidad educativa, puesto que al integrar intereses se establecen dinámicas que podrían hacer a la escuela un lugar abierto a la transformación.

Los líderes deben promover la aceptación de cambios, dar visión y sentido; así como inspirar, dirigir y acompañar acciones transformadoras de la mano de su plantel educativo, en pro de construir una organización que opere eficientemente a partir del aprendizaje de saberes colectivos.

En definitiva, tanto el equipo directivo como el profesorado desempeñan un rol clave en el proceso de implementación y empoderamiento de las tecnologías en las diversas dimensiones de gestión. Así que las tareas de liderazgo necesitan de un estilo democrático, compartido y distribuido de las funciones, y éstas deben ser concebidas mas como un servicio de apoyo que como un atributo de poder.

Una administración compartida es una oportunidad para la formación continua, la evaluación institucional y la reflexión sobre la práctica, donde de manera conjunta pueden analizarse y valorarse experiencias para luego tomar decisiones, planificar y marcar rumbos con apoyo de las TIC. La comunidad educativa requiere compartir metas, visiones, estrategias, planes y proyectos en busca de una transformación; las instituciones educativas deben ser un todo que aprende y que al aprender cambia.

0 Comentarios

Contesta

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account