Educación sexual: más que una cátedra, un proyecto pedagógico

La educación para la sexualidad es una oportunidad pedagógica que forma parte integral de la función social de la escuela, ya que contribuye a la identificación temprana, prevención, auto comprensión, detección y denuncia del abuso sexual.

En los últimos meses la cátedra de educación sexual ha sido un tema recurrente en el país, a raíz de la demanda presentada por el colectivo “Sin embarazos en adolescentes”, donde solicitaban que ésta se ampliara a preescolar y primaria.

El debate tuvo tanto partidarios como opositores que expusieron diversos argumentos para respaldar su postura, tales como que la educación debe ser antes y no después, o que ésta podría motivar a los estudiantes a iniciar su vida sexual a más temprana edad.

Finalmente la Corte Constitucional dejó en firme el artículo 14 de la Ley 1146 de 2007, que establece que las clases de educación sexual pueden ser impartidas únicamente en los cursos de media y superior, es decir en bachillerato y universidades.

La sexualidad al ser una dimensión que se manifiesta tanto en lo público como en lo privado requiere ser un tema relevante en la escuela, ya que los centros educativos deben jugar un papel valioso en el desarrollo de competencias que les permitan a los alumnos reconocerse y relacionarse consigo mismos y con los demás de manera adecuada y respetuosa.

Para ello es fundamental promover entre los estudiantes la toma de decisiones responsables, informadas y autónomas sobre su cuerpo y esto no puede reducirse solo a una cátedra, sino que necesita construirse de manera trasversal en cada institución.

Por consiguiente el líder escolar como centro integrador que da visión, dirige y acompaña procesos de transformación, debe incentivar al profesorado para que formulen e instauren metodologías de enseñanza a través proyectos pedagógicos en los que se promueva el respeto a la dignidad humana, la valoración de las pluralidades y la construcción de relaciones pacíficas y equitativas.

La educación es una herramienta fundamental para generar transformaciones, por lo cual es necesario ser conscientes de las problemáticas a intervenir para así poder desarrollar e instaurar procesos de mejora.

Este tema en particular requiere especial atención, ya que para que sea posible generar resultados y beneficios necesita ser analizado, abordado y desarrollado según el contexto de cada institución y demanda un compromiso y una articulación de toda la comunidad educativa.

“La conciencia es como el sol, cuando brilla sobre las cosas, éstas se transforman”

Thich Nhat Hanh, maestro Zen y activista por la paz.

1 Comentario
  1. Imagen de perfil de HELMAN ALIRIO HURTADO SANCHEZ

    Es importante educar a nuestros estudiantes para que tomen decisiones acertadas sobre su sexualidad para eso no solo basta brindarles una información técnica si no que enfocarla hacia los valores y la dignidad humana

Contesta

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account