“Donde hay un buen líder, hay transformación”

El V Encuentro de Reduca en Medellín reunió a actores del sector educativo para hablar sobre el estado de la primera infancia en la región. Uno de los aspectos más resaltados en la sesión, fue la necesidad de formar a los directivos como verdaderos líderes institucionales.

Solo el 60% de los niños tienen atención desde la primera infancia. Es una cifra alarmante que marcó la ponencia de David Bojanini, Presidente de la Fundación Empresarios por la Educación, quien además resaltó el interés del sector empresarial por participar en apuestas educativas que generen un impacto real en la sociedad.

Si bien los resultados son a largo plazo, es momento de proponer y actuar. Por eso se “comparten las buenas prácticas y luchamos por mejorar la educación en nuestro contexto”, afirmó Bojanini, quien estaba acompañado por  David Calderón, de Mexicanos Primero; Mario Waissbluth; Educación 2020; y Aníbal Gaviria, Alcalde de Medellín.

“¡Es hora de decir basta!”

Latinoamérica tiene grandes problemas de inequidad educativa y registra situaciones que no han sido tratadas de raíz. Algunos países, por ejemplo, reportan alta deserción en el nivel de transición, situación que preocupa enormemente porque significa que los niños no están recibiendo lo mejor de su escuela.

Pero, ¿qué es lo que sucede para que no exista una cobertura integral a la primera infancia? Según Mario Waissbluth, es necesario educar a la ciudadanía para la educación y dejar de llenar las instituciones educativas de maestros mal formados, pues a través de ellos, los héroes de la educación, es que puede soñarse con un aula diferente.

Mirar hacia la formación de directivos docentes y maestros, es una gran apuesta a la que apuntan algunos países, incluyendo Colombia; que a través de programas como Rectores Líderes Transformadores, se piensa en un futuro mejor para los niños y niñas.

Esta conversación con quienes están al frente de la educación en las escuelas y apoyan el desarrollo integral que realiza la familia, fortalece el talento humano en las instituciones y modera un trabajo de acompañamiento ideal en la educación de los estudiantes.

En síntesis, pensar en primera infancia es enfocarse en los derechos de los niños y niñas, concebirlos como seres plenos cuando nacen y vincular a los demás actores en su formación desde temprana edad. Allí es donde el compromiso de los rectores, docentes y padres de familia hace posible la transformación.


¿Cuál es el papel del directivo docente en la primera infancia? ¿Cómo puede el liderazgo transformador apuntar a la protección de acciones por la primera infancia?

0 Comentarios

Contesta

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account