Desafíos educativos en América Latina

Muchos de los países de la región van camino a la transformación. Una de las razones es que reciben la inversión educativa más alta de los últimos tiempos, cuentan con programas formativos para directivos y docentes; y están forjando políticas de integración de las TIC al aula de clase.

Aunque América Latina tiene marcas de desigualdad e inequidad en su historia, la actualidad evidencia una realidad cambiante que permite pensar en mejores oportunidades para las niñas y niños de la región.

Se considera como oportuno el momento para la reflexión, sobretodo en temas relacionados con la disposición tecnológica en la escuela y el esfuerzo gubernamental para darle sentido a nuevas políticas TIC en la educación.

Según la Revisión Comparativa de Iniciativas Nacionales de Aprendizaje Móvil de la Unesco, Colombia, Costa Rica, Perú y Uruguay tienen tendencia alta a disposición tecnológica. Es decir que aunque la región tiene deudas grandes pendientes por resolver, se considera como la más proactiva del mundo en materia de inclusión de tecnología a la educación.

“No tenemos mucha tecnología, pero sí tenemos una región con intencionalidad desde los gobiernos de generar democratización del conocimiento desde una mirada pedagógica”, afirma María Teresa Lugo, coordinadora de Proyectos TIC y Educación de la UNESCO en el VII Foro de Calidad Educativa, Educar 2050, realizado en Argentina.

Es clave aprovechar el potencial de la tecnología, pero no puede perderse de vista la configuración institucional. Esto quiere decir que urge formación docente para propiciar un uso potente y creativo de las TIC; una inversión en conectividad a bajo costo y estable para las instituciones educativas; y el compromiso de toda una comunidad para abrirse a nuevas posibilidades.

“Se trata de sumar actores a la dinámica educativa que ayuden a crear propuestas que movilicen a los educadores y a la sociedad”, apunta Mariano Palamidessi, Consultor del Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación (IIPE) de la Unesco.

El desafío está en apoderar a los actores educativos a través del liderazgo pedagógico, en visibilizar las nuevas oportunidades, poner en circulación el conocimiento y la experiencia; y proyectar también el poder de la tecnología en las aulas de clase.

Tal vez sea una de las alternativas para que los países de la región continúen hablando de transformación educativa, disminución de brechas de inequidad social y nuevas oportunidades para el desarrollo integral de los estudiantes.

La educación de calidad es uno de los 17 objetivos para el desarrollo sostenible para el 2030 planteados por la Unesco. La meta es que los gobiernos brinden formación gratuita, equitativa y de calidad sin importar el género, cultura u origen; para así promover el desarrollo sostenible, los derechos humanos, la no violencia y la diversidad.

1 Comentario
  1. Imagen de perfil de ALEJANDRO
    ALEJANDRO 2 años

    Muy cierto, si no hay empoderamiento y liderazgo en el aula, no podrá aprovecharse al máximo las herramientas didácticas y tecnológicas que tengamos a la mano

Contesta

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account